Documento sin título

Espejismo en el paraíso de sal ARQUITECTURA Y ARTE

Fecha de publicación: 08-01-09
Noticias por: La Razón
En el mítico salar de Uyuni, el mayor desierto de sal del mundo, se yergue una obra arquitectónica construida de miles de piezas de sal.

Doce mil kilómetros cuadrados hacen el más extenso escenario mágico de sal, Uyuni. Allí, el níveo desierto destella bajo el cielo potosino, a 3.650 metros de altura (m.s.n.m.).

Esa maravilla natural alberga en una loma de sus entrañas, un hotel que escapa de lo común por el material con el que fue erguido, pues está hecho de sal. “Bloque a bloque se levantó la edificación que ya tiene tres años”, comenta Gabriel Lora, propietario del hotel Luna Salada.

Las grandes piezas que forman la edificación son bloques trabajados artesanalmente por los lugareños. No son simétricamente perfectos, unos son grandes y otros tienen un tamaño casi estándar. “Estos parecen un ladrillo, cada uno pesa de 15 a 20 kilos y tiene una medida de 10 por 20 centímetros. Son gruesos, anchos y pesados”, explica.

Así, bloques grandes y pequeños, forman los muros que van revestidos con capas especiales de sal, esto para mantenerlos en buen estado. Además para crear cierta textura a cada una de las paredes del lugar.

El piso también está revestido con sal granulada, parecida a la sal gruesa, “pero, por debajo, cada plancha tiene un vaciado de cemento, esto para mantener la higiene del lugar”, comenta.

Los techos llevan vigas y paja, materiales que ponen un estilo rústico. lo mismo que la madera no trabajada que va en los marcos de las puertas y ventanas.

La piedra juega un papel importante, aunque discreto, en los ambientes de este hotel, pues se la aprecia especialmente en las chimeneas. “Usamos piedra costra, una piedra propia del lugar, que es un coral petrificado”. Con ella también se puso encanto a ciertos lugares, ya que sirvió para adornar las estancias. El detalle final está en la luz que pasa sin reparos a través de espaciosos ventanales y amplias puertas, generando un ambiente limpio y blanco. Tanta transparencia permite que la vista se pierda en la inmensidad.

DETALLES

Los géneros. Para sellar el estilo rústico que reina en el lugar, se usaron tejidos artesanales, típicos de la zona. Los pullos, como se llaman, están en alfombras, cobertores, almohadones y tapices.

El mobiliario. Los muebles de este hotel también están hechos de bloques de sal. La dureza de la sal, les da firmeza y los almohadones y cojines ponen comodidad y color a sillas, sillones y camas.

Los adornos. Se han repartido en diferentes sitios, piezas de cerámica de diferentes formatos. Además se han dispuesto algunos cactus, especies propias del lugar, para adornar las salas.

Documento sin título

El Salar de Uyuni - Laguna Colorada - Laguna Verde

Las fumarolas - El árbol de piedra

 

Documento sin título